Páginas

jueves, 20 de diciembre de 2007

¡Arriba las manos, esto es un atraco!


Sí, porque por muy tallado en las tablas de la ley que esté el CANON es un atraco, un robo, una estafa, un timo, una vergonzosa ratería, (diría una juídada pero luego lo mismo alguno se da por ofendido) y encima un insulto a la intelengicia. Se intentó vender como un arma contra la piratería, que es ilegal de todas todas, pero claro se acabó confundiendo como una especie de patente de corso, y no puede ser. Lo que se prentende es savalguardar el supuesto derecho del autor sobre la obra una vez vendida, cobrando no solo por ella sino por cualquier copia que legítimamente haga su nuevo dueño.

El espíritu del canon es el siguiente:
  • A, crea una obra y desea venderla.
  • B, la ve (escucha, huele, etc.), le mola y la compra.
  • B, valora la obra lo suficiente y desea hacer una copia por si las moscas.
  • A, opina que B debe volver a pagar.
  • A, no tiene forma de cobrar a B.
  • B, se jode y paga un plus por cada soporte digital, grabadora, y veremos a ver si por la electricidad consumida en el proceso...
Ahora viene la parte divertida.:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.