Páginas

miércoles, 9 de abril de 2008

¡¡ Yo no soy FRIKI !!


1 - Aclaración, como si hiciera falta: el que escribe estas letras sí que lo es, aunque no tanto como pueda parecer.
2- Las aseveraciones son meramente ilustrativas y cualquier parecido con la realidad es pura causalidad.
3 - La imagen puede que no tenga mucho que ver, o sí, pero, ¿no es adorable?
4 - ¡El robocop!


La conversación fluye con normalidad con mayor o menor nivel de profundidad. De repente el interlocutor comienza a demostrar una sapiencia inusitada sobre uno de los temas por los que la charla parecía pasar de puntillas. Tras cinco minutos de desconexión territorial, en una pausa para respirar, el alma te pide expresarse:
– Tú eres muuuuuy friki. – La tragedia está servida.
– ¡¡ Yo no soy FRIKI !!
El grito lleva, a velocidad sónica, como no puede ser de otro modo, a unas arenas movedizas de las que podría ser sencillo salir con una simple sonrisa, un es broma tú, o cualquier cambio de tema. Pero no puede ser. El friki-radar ha saltado y la negación no es una alternativa. Anti ti tienes a un fiki que debe aceptarse como tal. Un joven padawan que debe enfrentarse a su destino.



Pero antes definamos al friki. Claro, la indignada contestación tiene sus raíces en la mala prensa que el frikerío lleva teniendo de un tiempo a esta parte. Ciertamente en origen el friki: freak, venía siendo mounstro de feria. La mujer barbuda, el hombre elefante, el gigante de dos metros trenta, el bebé obeso, etc., son clásicos ejemplos de la definición más grotesca del término, que lamentablemente fue recuperada por la televisión dándole además un tono despectivo. Por asimilación la palabra se usó para describir a cualquiera que fuera, simplemente, raro. ¿Y qué podría haber más raro que eso tiparracos que comprendían a los ordenadores, jugaban a matar dragones con unos dados, leían cómics, hablaban en raro, y/o cosas peores? Pues sí, estos fueron los primeros frikis de finales de los del siglo pasado, cuando programar el vídeo era ya toda una hazaña para el resto de los mortales. Ahí está ya el germen de la definición de friki referida en la terrible frase, para algunos: tú eres muuuuuuy friki.
Teniendo en cuenta que existen esas otras acepciones más o menos cariñosas, en lo que nos respecta tomaremos por friki a toda persona poseedora de un conocimiento amplio y consistente sobre un tema específico que, si bien para dicha persona es de una importancia somera, relevante, o hasta vital, y por supuesto siempre interesante, para el resto de los mortales suele resultar aburrido, altamente complejo y/o del todo inútil. Cualquiera que conozca la genealogía de los reyes de Gondor, cómo encontrar to-das las pantallas secretas del Wolfenstein 3D, por qué no puedes llevar un bolso grande con un vestido escotado, las diferencias de gravedad de los distintos planetas exteriores de la Antigua República, por qué Allan Moore está sobrevalorado, la alineación del Ársenal desde 1973 hasta hoy, que Kubrick es Dios, cómo afectan los faldones de carbono a la eficiencia de los inyectores presurizados en los motores V8, las influencias de las cantigas de Alfonso X en el afterpunk, quién es quién en el cotilleo nacional e internacional, …, por motivos no profesionales, es un auténtico friki.
Ser fiki no es malo. Demuestra cierta inteligencia y capacidad de apasionarse. Ojo que no todo el mundo lo es. Pensad en todos aquellos cuya anodina vida que jamás sabrá lo que es emocionarse ante un nuevo dato que enriquezca su, inexistente, acervo frikil. Es algo que no tiene precio, y que no se cambiaría por nada.


Aún hay matizaciones que hacer, pero me extiendo ya demasiado, así que lo dejaré para una futura entrada. De momento quedan sentadas las diferencias entre freak y friki, dejando clara la definición con la que nos manejaremos. Espero haber hurgado en vuestro frikerío incipiente para que brote sin vergüenza al exterior. El mundo será más divertido. Como decía el Rober, “dejadme de hablar, no me hace reir, la gente normal se podría morir”. Ser friki va molando.
Reconocedlo.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y lo de muchachada nui? Entender ese tipo de humor, reírse con él...¿es de frikies? ¿O es de freaks?

Anónimo dijo...

Yo es que soy muuuuuuuuuuuuuuuy friki, pa' que nos vamos a engañar. Y qué quieres, a mí me gusta! =) Si es que eres muuuuy friki, tú =D Muacssssss
G.
P.D. Hazaña se escribe con "H"! =x

aviadora dijo...

¡Olé con el post!

Está bien que hagas esas pequeñas matizaciones; se nota que has reflexionado en profundidad sobre la idiosincrasia del que es un raaaaro-raaaaaaaro.

Por mi parte sólo puedo añadir que el friki es también artista, aunque él no lo sepa; verbi gratia: Da Vinci, Van Gogh, Dalí... fueron grandes frikis en su momento.
Y bueno, ¿qué sería de la humanidad sin el arte? pues nada, un puñado de des-apasionados.

Apasiónate, my friend. ¡Que son cuatro pipas!

Daniel Turambar dijo...

Anónimo: No, no hay que ser friki para que te guste, es más hay mucho friki que la detesta. El humor y el gusto (por perversos que sean) son independientes del frikerío y personales.
Por cierto, ¿tanto cuesta un pseudónimo?


G.: ¡¡ Dale nocilla roja a esos críos, por el amor del dios del chocolate !! Y a ver que frikis me crías, jejeje, besos tú.


AviAdorA:¡Benditas las pestañas! ~~
Pues sí Da Vinci era un friki de cuidao jejeje, de hecho el renacimiento estaba lleno de frikis, a pesar de la iglesia. Be hamster, my friend (por lo de comerse las pipas y tal) ~~

Di Blasino dijo...

Es verdad que frikis siempre han existido. Sucede ahora que la sociedad de la información los hace más visibles y más felices. La web se adapta especialmente bien a sus necesidades: ofrece inagotable información (esos nuevos y placenteros datos) y un potentísimo instrumento de comunicación esencial para alguien que desea (necesita) compartir su pasión.
Uno (sea o no friki) sólo puede alegrarse de que así sea.

Daniel Turambar dijo...

di blasino: sí, hoy en día es más fácil, solamente hay que ver blogs de forma aleatoria. Ellos se crían y la red los junta, podría decirse (y entonces, lo de la foto..., jejeje)

Álvaro Nuevo dijo...

Todo el mundo es friki de algo. Mi padre, sin ir más lejos, un tipo clásico, de su época, ahí donde le veis es el de todas "las pantallas secretas del Wolfenstein 3D" al que hace referencia Dani.

Yo soy un frikazo que flipas; mis friquerías no conocen límite. Desde los clásicos (Star Wars y en menor medida, The Lord of the...) hasta otras más exóticas como los folletines de capa y espada, los barcos, las películas de submarinos y más que no recuerdo. Y me encanta serlo.

Y tú, que conoces el nombre real de Charlot, que puedes citar 50 grupos pop de los 80, que puedes demostrar el Teorema de Bolzano con bolas, que tocas el ravel... Enhorabuena, eres un/a friki. Bienvenido/a al club.

Anónimo dijo...

Anonimo say:
Y Don Álvaro, si no haces nada de eso, ¿en qué categoría entrarías?

Daniel Turambar dijo...

Álvaro: y aún así no semos ni la mitad de frikis de lo que pueden pensar por ahí, jejejeje.



Anónimo: las categorías en la siguiente entrada, no nos adelantemos ;)

nurycondiamantes dijo...

Escribí una larga reflexión sobre este tema, oponiéndome en algunos puntos al Señor Turambar, y no ha pasado la censura... Pero no se preocupen, "no me liberen, yo me basto para eso" (Mayo del 68, en La Sorbonne, creo)

Cumplo casi todo lo que dice Álvaro, pero alguna es muy fácil....lo de Charlot / Charles Spencer Chaplin lo sabe todo el mundo, por ejemplo. Y el teorema de bolzano se daba en bup, y lo conoce casi todo el mundo

Daniel Turambar dijo...

Quede claro que no hubo censura, el comentario nunca llegó. Solamente he censurado un comentario en todo este tiempo y fue por su contenido insidioso para con un lector, ya que aún insultándome a mí lo haría público.

(Que mala eres, rubiaca)

nurycondiamantes dijo...

"No soy mala, es que me dibujaron así"

Me lo has puesto demasiado fácil, chaval... ea, te cedo los honores de decir a qué película esta frase. Examen de frikerío, primera pregunta.

Daniel Turambar dijo...

Respuesta: "¿Quién engañó a Roger Rabbit?"

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.