Páginas

jueves, 8 de mayo de 2008

De por qué no se pueden matar moscas a cañonazos


Soy un tío raro. Una de mis rarezas es que me jode tener razón. En serio, me gustaría confundirme, pero resulta que no me equivoco. Y mira que me molesta. Llámalo precognición, intuición, lógica deductiva o simple sentido común, pero los hechos están ahí. Ya lo decía yo en agosto del año pasado: lo de los biocarburantes no es cosa buena, producirá crisis alimentarias entre los más pobres (como siempre), provocará roturación de bosque tropical para crear más tierras de cultivo en (¿casualidad?) los países más pobres, y a la larga se agravarán las grandes desigualdades globales y se dañará el medio ambiente en el intento de salvarlo.


Hoy leo:
· Que el Parlamento Británico insta a la Unión Europea a abandonar el uso desmedido de estos combustibles alegando que el uso de estos combustibles resulta dañino para el medio ambiente y empobrece aún más a los países más pobres.
· Que El presidente del Banco Mundial (Robert Zoellick) ha dicho: “…o se actúa de inmediato o millones de personas morirán de hambre en breve”.
· Que Jeffrey Sachs (asesor en asuntos de pobreza del secretario general de la ONU) dice: “Necesitamos reducir significativamente nuestros programas de biocombustibles” (refiriéndose a EEUU y Unión Europea) y que "En Estados Unidos, un tercio de la cosecha de maíz se destinará este año a los tanques de gasolina. Este es un enorme golpe al suministro mundial de alimentos".

Y es que no se pueden matar moscas a cañonazos, porque, para empezar, se suele fallar el tiro, pero lo más importante: la bala termina explotando sobre algo. En el caso de los biocarburantes se ha optado por la solución rápida sin pensar demasiado bien en las consecuencias. Es muy mediático poner en los autobuses que funcionan con aceite de girasol, pero cuando no tengamos pipas que echarnos a la boca nos volveremos locos (yo al menos), y aún así será el menor de nuestros males. La única solución viable y sostenible es la reducción, el uso de transporte público, y todo eso que todos sabemos desde hace años (yo al menos lo llevo escuchando desde la E. G. B.), pero la pela ya se sabe…


"Perdone, pero voy a necesitarlo para mi coche."

A ver si hay suerte y, al final, me equivoco.


_

4 comentarios:

Garewen dijo...

Concéntrate y a ver si me lees el futuro, que últimamente lo veo mu negrooo...

Álvaro Nuevo dijo...

Pues llámame miembro honorífico del club de la sospecha, pero sigo pensando que no se está produciendo tanto biocarburante como para que repercuta ya en los precios de los cereales... A mí esto me huele a cuerno quemado, a algo como compra de cosechas por parte de las petroleras, almacenamiento masivo de grano o yo qué sé, pero no me gusta un pelo.

Como tampoco me gusta que me suplanten, Dani. El comentario anterior no lo he publicado yo. Yo siempre publico con mi identidad blogger (subrayadita y tal, ya sabes, por el tema del tráfico más que nada).

Daniel Turambar dijo...

Al: ya me extrañaba, no sé pensé que te dio pereza logarte, pero claro tú te autologas... Bueno pues lo borro y ya está. Joer que día más tonto.

Gare: ya dejé las cartas hace tiempo, pero vamos, todo es ponerse.

aviadora dijo...

Sí, recuerdo perfectamente aquel post, y recuerdo que te di la razón (desde mi casa).
Está la mazorca de maíz a precio del litro de Brent. Y éste, al precio del ladrillo. Me pregunto cuándo costará una naranja dentro de veinte años, ¡que el dinero no se come, oiga!

Eso que dices de lo de las pipas, pfff, sólo parece ser un "efecto colateral".

Venga, que ya es domingo súicídico (bieeeeeeeeeeeeeen!, me encanta). Espero que ya le hayas dado cuerda a tu corasonsito. B

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.