Páginas

jueves, 21 de abril de 2011

Gracias por facilitar nuestro trabajo, idiotas

Carta abierta de un supuesto publicista.

Pues sí. Sois idiotas. No por lo que se mueve por ahí atribuido a Pérez Reverte (que también).


Sois idiotas porque os dejáis ganar la batalla más importante. La única contra la que estamos perdidos los que queremos controlar vuestra mente. Al menos los que os queremos hacer creer que necesitais la mierda que os vendemos. Sois idiotas porque nos dejáis robaros el arma más fabulosa que tenéis a mano: La Palabra.

Ved si es importante la palabra que hasta en la Biblia se identifica a Dios con el verbo. Para los antiguos egipcios las palabras eran tan importantes que con sólo decir o escribir algo se hacía realidad (por eso muchos geroglíficos aparecen tachados o mal escritos a posta).

Pero vosotros, idiotas, nos dejáis destruir el lenguaje. Vuestro lenguaje. Y con él la capacidad de razonar. De pensar. Hasta incluso de soñar.

Gracias. Seguid usando eufemismos. Seguid viviendo con mil palabras. Seguid desdeñando la lectura y todo lo que huela a cultura. Gracias, queridos idiotas.



Luego os quejaís de insatisfacción. La misma que yo y los míos nos encargamos de potenciar sutituyendo vuestras necesidades por otras que nunca podréis pagar. Tal vez con un préstamo. Aún así. Cuando estéis a un paso de alcanzar el objeto de vuestro deseo manipulado lo cambiaremos. O mejor, justo cuando ya sea vuestro. No obtendréis nada. Porque no tenemos nada que ofrecer.

 Eso lo sabríais si no fuérais idiotas. Si detrás de cada violación del verbo os revolviérais pidiendo justicia. Si revindicárais la riqueza de vuestro pensamiento. Pero no. No haceis eso. Asumís nuestro mensaje como propio. Hasta lo repetís y difundís, así sea un eslogan de zapatillas deportivas o de guerra. Idiotas, que sois idiotas.

De hecho aún instituyendo la idiotez de forma oficial no os movéis del pesebre. Cada reforma del sistema educativo genera más ignorantes. Las humanidades se desprecian por improcutivas. Aún así tenéis la oportunidad que nadie ha tenido antes para armaos contra nosotros (sí, coño, la red) y la dejáis pasar. Así os merecéis todos lo que os cae encima. Todos los palos que os den vuestro amos. Porque no llegáis ni a animales de carga. Burros. Mulas. Que sólo quieren pacer. Que cuando se les carga y tira de ellos andan. Y si no a palos. Y con más carga. Y más palos. Y ellos arrean y pacen. Paceis y arreais con lo que os echen. Porque sois animales de carga idiotas. Esclavos que desprecian la espada que acabaría con sus problemas.
Así os va. Así nos va.

Y por eso os damos las gracias.


Va, me dáis pena. Os facilito un poco la tarea. De nada:

Originariamente en: http://verdaderodromo.blogspot.com/2011/04/gracias-por-facilitar-nuestro-trabajo.html

2 comentarios:

Bicéfalo dijo...

Muy cierto. Otra vez.

Y lleva unas cuantas.

Daniel Turambar dijo...

Miedo me da tanta certeza

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.