Páginas

jueves, 19 de mayo de 2011

Entonces... ¿qué leches voto yo este domingo?

Como prometí voy a intentar influir en tu voto. En realidad quiero convencerte de que, al menos, votes. Porque sí, otro sistema sería más molón, algo así como una democracia participativa o real o lo que quieras. Pero ahora, hay lo que hay. Y lo que hay son unas elecciones el domingo. Locales y autonómicas (y no en todos los casos) sí, pero menos da una piedra. Y puede servir de idem de toque para las generales del año que viene. Luego si eso, intentaré convencerte para que votes a un partido minoritario.

Bien, entonces, si quieres hacer algo: ¿qué hacer?



Primero debe quedar clara una cosa. Las elecciones no requieren un mínimo de participación. Esto es: con que sólo vote una persona ya son válidas. Y seguro que sabes quiénes van a votar sí o sí. Exacto: los que se presentan. Aún sólo votando ellos, el resultado será válido y no podrás más que acatarlo. Por esto la abstención es absolutamente inútil. Vale, puede quedar fea una participación baja. Los políticos se quejarán en público de que la gente no salga a votar, pero se frotarán las manos (sobre todo la derecha que es muy poco abstencionista). Sí, el "Ensayo sobre la Lucidez" de Saramago es ficción (gran ficción, pero no válida en España). No votar es de lo más inútil que puedes hacer (suponiendo que quieras algún cambio), porque siempre votará alguien de un partido y la elección será válida. Así que, tienes que votar.

Hay tres tipos de opciones a la hora de votar: votar nulo, votar en blanco y votar a un partido (a la lista que presente). A continuación os explicaré porqué la única buena idea es elegir un partido.

El voto nulo es igual de inútil que la abstención. Un voto nulo se hace efectivo rompiendo la papeleta, pintándola o dejando algún mensaje en la misma y echándola dentro del sobre a la urna. Este voto se descarta y no cuenta como tal. Es como si no hubieses ido a votar a efectos de contabilización. Por lo tanto haces el inútil dos veces, ya que el esfuerzo de ir al colegio electoral te lo podrías haber ahorrado. El voto nulo es la opción más inútil.


Supongo que si has llegado hasta aquí, te has decidido por votar. ¿El qué?, sigamos...

Existe el voto "lo que diga la rubia", esto es el voto en blanco. Cuando metes el sobre sin papeleta asumes que estás con lo que diga la mayoría. Esta opción está bien si quieres votar a la vez al PSOE y al PP, que son los que sacan mayoría por lo general en España (si en tu localidad o CA son otros, pues a esos) en detrimento de partidos más pequeños que ven reducida más aún su presencia. ¿Por qué pasa esto?
En España el sistema electoral reparte los escaños o concejalías según la ley d'Hondt, que reparte las vacantes en función de cómo se reparten los votos válidos. Ahí entran los votos en blanco pero no los nulos. Así el que tiene un mayor porcentaje recibe más escaños. Aunque no de manera proporcional. Claro, el porcentaje de voto en blanco no recibe escaños, pero sí afecta al porcentaje de los demás. Y tampoco de manera proporcional. Así, cuando hay mucho voto en blanco, las mayorías pierden menos porcentaje de voto que las minorías. Pero hay algo peor: según la ley d'Hondt para tener representación hace falta un porcentaje mínimo de votos (3-5%). Así, el voto en blanco hace que todos bajen su porcentaje, pudiendo hasta dejar a minorías sin representación, regalando esos escaños a las mayorías.
Así, en contra de lo que piensa mucha gente, el voto en blanco no se reparte, va casi íntegro a la mayoría, esto es, a los de siempre, esto es, a los que harán lo de siempre. Por esto el voto en blanco no cambia nada.



En este punto espero que estés pensando ya en votar a un partido: ¿a cuál?

Hay dos obviedades: el PP y el PSOE. Fuera de regiones con partidos nacionalistas, son los mayoritarios. Votar a cualquiera de estos es votar por más de lo mismo. Sí, hay pequeñas diferencias entre ambos, pero en lo esencial las grandes políticas no van a diferir mucho. Y es más: ninguno de ellos va a cambiar las bases del sistema electoral o político en modo alguno, porque saben que se aseguran una alternancia que a la larga beneficia a ambos. Cuando uno se quema mucho, entra el otro, y luego vuelve el primero. La ley electoral los beneficia, y la de financiación, y la presencia en medios. Y al final son los que deciden no bajar el sueldo de los políticos, viajar en business, mantener jubilaciones blindadas tras siete años de trabajo y toda la basura demagógica (mas cierta) que quieras. Si votas a cualquiera de estos dos, todo seguirá igual. Luego no me llores si te abruman los casos de corrupción o los recortes de servicios sociales, y hasta libertades. Han montado un cortijo muy bien amueblado con la ley electoral y, en realidad, no les importa compartirlo entre ellos cada dos o tres legislaturas. Y aquí entra el voto útil o del miedo con el que PP y PSOE intentan arañar votos, no tanto entre sí, sino a otras alternativas. Porque ya digo tanto monta... (que se decía de los Reyes Católicos).


¿Entonces, qué voto?

Yo te pido que votes a un partido pequeño, minoritario, que se ajuste más o menos a tu forma de ver el mundo. Da representación a gente que aún no ha tenido tiempo de demostrar qué pueden hacer. Pero con cabeza.
Piensa que en muchos ayuntamientos hay partidos oportunistas que sabiendo que entre PP y PSOE van a copar mitad y mitad de las concejalías optan por sacar un concejal (generalmente de urbanismo) que dirima las votaciones siendo, en la práctica, quien ostente el poder. Estos partidos suelen verse venir, ¿a qué se mete un empresario del fútbol en política? (como pasó con el GIL en la Costa del Sol)?
A los pequeños hay que medirlos bien. Piensa que montar un partido y unas elecciones es caro, intenta saber cómo se financia el partido de nueva hornada. Además hay partidos pequeños cuyo programa es muy fuerte sólo en uno o dos puntos (por ejemplo los Antitaurinos) pero luego no parecen tener mucho que decir. Éstos y los que mencioné antes pueden ser peligrosos, ya que para conseguir lo que quieren estarán dispuestos a dejar hacer en lo demás.

Elige pues un partido minoritario pero con expectativas de futuro. Uno que tenga un plan a largo plazo y sobre todo un programa que abarque todo lo que un representante deberá gestionar (educación, economía, servicios sociales, vertebración democrática, defensa, religión, etc.) En definitiva un partido que es pequeño por nuevo o por no haber podido crecer, pero que esté preparado para asumir una labor de gobierno completa a cualquier nivel. Pienso en IU o UPyD, pero también en el partido PIRATA, que a pesar de lo que se pueda pensar tiene un programa completo para las Autonomías. En los municipios soy muy partidario de agrupaciones locales, sobre todo si vives en un pueblo o una ciudad que te permita conocerlos y saber si tienen intereses ocultos y un programa de paripé o realmente cazan bien.

Además, la mayoría de los partidos pequeños están a favor de un cambio en la ley electoral que beneficiaría el pluralismo y la independencia para con bisagras nacionalistas que, vale, hacen lo que deben: mirar por su región, pero poco ayudan al resto. Y lo más importante, se meterá una cuña en el sistema bipartidista actual donde, insisto, tanto monta....

Así que elige una opción pequeña y ayuda a caminar hacia una democracia más plural y dialogante, donde no sólo cuenten los intereses de dos o tres.


NADIE DIJO QUE FUERA FÁCIL: las cosas importantes, no lo son. 


En resumen:

  • Abstenerse, no votar, es inútil, porque no cuenta tu elección y además con que alguien vote el proceso es válido al 100%.
  • Votar nulo es inútil, porque el voto no se contabiliza y es como abstenerse.
  • Votar en blanco no cambia nada, ya que es como votar a los dos partidos históricamente mayoritarios.
  • Votar al PP o al PSOE es más de lo mismo, si te gusta la situación actual: adelante.
  • Votar un partido pequeño es dar una oportunidad al cambio, aunque hay que ser muy cuidadoso con la elección. Es el mal menor.



Por cierto, no sólo lo digo yo, es más, otros lo dicen mejor:


Así, que... ¡VAMOS! #VotaMinorías

10 comentarios:

Lenny Zelig dijo...

Vaya, Daniel, aquí me lo encuentro "reiniciado" y yo sin saberlo, y en mitad de la (tienda de) campaña.
Me alegro de poder leerle de nuevo. Seguiré a la escucha.

Daniel Turambar dijo...

¡Bienvenido de nuevo! ¡Cuánto tiempo! ¿no veo un enlace bajo su nombre? Espero que sea un error pasajero, hacen falta voces y la suya tenía un brillo especial.
Un abrazo.

Bicéfalo dijo...

Qué bueno. Ayer en Coruña fueron más de 500 en la concentración de las 20:00 h.

A riesgo de que luego me maten me estoy pensando muy en serio lo del partido comunista.

Saúde e moitas gracias, ¡Fuerza!

Daniel Turambar dijo...

A usted
¡CAÑA!

Raúl Campos dijo...

Plas, plas, plas, plas, plas…

Daniel Turambar dijo...

Gracias, pero no es nada del otro barrio. Plas, plas, y me quito el sombrero con lo suyo: http://preguntasymatices.blogspot.com/2011/05/vota-minorias.html

Anónimo dijo...

discrepo

Daniel Turambar dijo...

Anónimo ¿de todo?

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo en casi todo lo que usted(muy acertadamente)detalla en el post. Ahora bien, discrepo en lo referente al PACMA(Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal). Personalmente me parece una alternativa más que digna, tal como pintan las cosas en este país para los animales, que también son importantes. El maltrato animal como algo socialmente aceptado(corridas de toros y demás), es otro de los males que se derivan del bipartidismo. Y no olvidemos las millonarias subvenciones que gobierno, comunidades y ayuntamientos destinan cada año a festejos taurinos, dinero que hace mucha falta en cosas mucho más importantes.
Siento el tocho, un cordial saludo.
Una gaditana

Daniel Turambar dijo...

Pues probablemente tenga razón, yo es que hace tiempo eché un ojo a su programa y salvo el tema animal me pareció muy vago. Supongamos que consiguen una ley de derechos animales, la abolición de los toros, educación para el respeto animal y tal... Quitando esa parte en la que están muy centrados lo demás me pareció algo vago (reconozco que no lo he visitado recientemente) y por eso prefiero un partido más generalista, como por ejemplo ECOLO que tiene medidas que cubren, desde un punto de vista ecologista, todos los aspectos de la política (incluyendo el maltrato animal).

Pero da igual, ya digo, así sea a Falange: ¡¡ Votad minorías !!

Gracias y un abrazo desde los madriles.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.