Páginas

martes, 24 de mayo de 2011

Manifiesto Negro

El siguiente manifiesto, que comparto, ha sido realizado por el escritor Juan González Mesa.
Escuchadlo (o leedlo, abajo está transcrito desde la fuente original) y, si tenéis a bien, difundidlo.

Sin más os dejo con él.






Copio y pego desde  http://pili.la/6xd :


MANIFIESTO. POR FAVOR, DIFUNDIDLO PARA QUE LLEGUE A LA MAYOR CANTIDAD POSIBLE DE GENTE.

de Juan González Mesa, el Sábado, 21 de mayo de 2011 a las 12:37
Llamo a esta misiva Manifiesto Negro por su ausencia de color político.
Lo escribo con el deseo de que se difunda, se mejore y sirva de ayuda para aquellos que quieran verbalizar su necesidad de cambio y aún no hayan conseguido cómo hacerlo.

EL PASADO

Hay varios elementos que han hecho que la sociedad en conjunto, independientemente de su edad o posibilidad de manifestarse, hayan decidido que el modelo político y económico actual es injusto, está separado de la sociedad y con frecuencia sirve a intereses que no coinciden en absoluto con los de la mayoría. Dado que la sociedad ha detectado que se la está usando como fuerza productiva para servir de modus crecendi a una élite internacional, esta misma sociedad ha decidido que debe manifestarse para recuperar el poder legislativo, refundarlo y devolverlo al sistema burocrático convertido en un órgano al servicio de la sociedad y no, y nunca de nuevo, una cúpula que pone a la sociedad a su servicio.
Los puntos que han llevado a la sociedad a  manifestarse, en términos generales, son los siguientes:

1 – La actual crisis económica ha sido provocada por el mal hacer de la banca, pero esto no ha tenido consecuencias en los propios banqueros. Nadie que haya tenido responsabilidad laboral en esta situación ha tenido que enfrentarse a una responsabilidad frente a la sociedad. Muy al contrario, es la sociedad la perjudicada frente a la situación y la que va a ver mermada su calidad de vida para restablecer un cierto estado de bienestar. Muy al contrario de desconfiar del actual binomio banca-bolsa, los gobiernos siguen dictando el futuro de sus ciudadanos según los requerimientos de aquellos que nos han llevado a la bancarota.
2 – Supuestamente en defensa de los derechos de la propiedad intelectual del sector artístico, se ha implantado una Ley de censura para las plataformas y usuarios  de internet que, realmente, habilita para la vulneración de derechos inalienables a quienes en teoría deberían velar por los derechos de todos y no sólo de algunos. Y es bastante claro para la sociedad, gracias precisamente al extenso medio de comunicación que es internet, que estas leyes de censura y cierre de páginas web corresponden a presiones de intereses económicos de distribuidores audiovisuales de terceros países.
3 – La democracia que actualmente tenemos no es una democracia real porque no permite que el pueblo tome sus decisiones y emita propuestas de un modo fluido, sino que tan sólo le habilita para elegir a sus representantes políticos que, a su vez, no tienen ningún tipo de responsabilidad laboral, civil o penal en caso de que no cumplan sus promesas electorales o dejen de representar a aquellos que decían representar cuando pedían su voto. Además de esto, la sociedad está completamente excluida de cualquier pacto social porque este modelo se repite en sindicatos y patronales y porque los que no pertenecen ni a unos ni a otros no tienen siquiera tan débil y lejana representación.
4 – Además de esto, todas las exigencias que se hacen a la sociedad para poder salir de esta crisis económica, y de cualquier otra que se plantee y se planteará, no tiene ninguna repercusión en la clase política que se ve beneficiada por la capacidad de negociar sus propios sueldos, no tienen ninguna obligación de acudir a sus puestos de trabajo, no responden a ningún código deontológico y aparte de percibir jubilaciones con un mínimo desarrollo laboral no tienen obligación de renunciar a ellas en caso de que acepten segundas o terceras ocupaciones en el sector privado al que, además, de ningún modo se controla si han beneficiado en perjuicio de la mayoría como parte de una negociación por estos futuros puestos.

Estas no dejan de ser cuatro concreciones del mal que se quiere erradicar partiendo desde los últimos acontecimientos y llegando hasta el planteamiento de una sociedad futura más justa, más coherente y más participativa. Se nos ha dicho que vivimos en un estado de derecho cuyo principal logro es proteger al débil frente al fuerte en todos los ámbitos. Pero eso no se cumple en el ámbito económico, dado que la economía internacional y la banca dictan las leyes y lo hacen subvencionado a los dirigentes de partidos políticos mayoritarios.  

EL FUTURO

Cuando la sociedad mira al futuro siente la desazón de que lo antes mencionado puede volver a ocurrir cuantas veces sea necesario para el beneficio de los intereses internacionales de la banca, la bolsa y las multinacionales, que dejan de ser los intereses individuales de las personas que las dirigen o que participan de sus dividendos. Y esto puede volver a suceder, en el caso concreto de España, porque el sistema político es como una serpiente que se muerde la cola, un círculo vicioso que se retroalimenta de modo que, las formaciones políticas que están subvencionadas por estos intereses particulares, y no generales, van a ostentar el poder, y por tanto van a seguir sacrificando el interés común frente al interés individual.
Esto sucede igualmente a nivel regional o local. La clase política no tiene absolutamente ninguna traba cuando se trata de beneficiar a intereses particulares para, directamente buscar en ellos su propio beneficio. Y todo esto se hace mediante decisiones legales en las que el pueblo no tiene ni voz ni voto, y mediante decisiones ilegales que no tienen prácticamente ninguna repercusión en dicha clase política.
Este manifiesto no trata de controlar la propiedad individual ni piensa en el futuro de modo que el Estado, controlado por los ciudadanos, tenga el monopolio de asociación o empresa. Este movimiento no mira al futuro identificándolo concretamente con un estado comunista, anarquista, aconfesional, militar, fascista, republicano o monárquico.Este manifiesto pretende sentar las bases para que, a partir de ahora, sea la sociedad la que decida siempre, para que ni las generaciones actuales ni las venideras tengan que volver a verse perjudicadas por ningún tipo de corrupción política. Entonces, sin pretender obligar a decisiones legislativas concretas, dado que este movimiento está formado por personas que tienen todo tipo de distintas ideas de lo que quieren para su presente y para su futuro, lo que la sociedad ve necesario es sentar las bases fácticas y legislativas, articular de nuevo nuestro sistema político para que:


A – Se evite que la actividad política permita pactos individuales o grupales para el enriquecimiento individual o grupal que, además, perjudique al resto de la sociedad.

B – Se permita el referéndum por cada decisión que provenga del poder legislativo y suponga uncambio importante para la sociedad en general o para una región en particular.

C – Se instauren los medios necesarios de formación, información y posibilidad de reunión, votación y propuesta para que los ciudadanos sepan cómo y de hecho, puedan fácilmente, emitir propuestas de Leyes que sean tramitadas a través del poder legislativo, incluyendo entre estas propuestas de Ley la revocación de un cargo público concreto o el adelanto de unas elecciones generales, autonómicas o regionales.

EL PRESENTE

En primer lugar, la sociedad exige este acuerdo de mínimos que debe llevarse a cabo antes del próximo referéndum:

1 – Listas abiertas para las formaciones políticas.
2 – Todos los votos tienen exactamente la misma repercusión porcentual.
3 – Ninguna normativa puede exigir a los medios de comunicación privados el tiempo que dedica a cada formación política.
4 – Los medios de comunicación públicos tienen la obligación de dar la misma cobertura a todas las formaciones políticas, ya se trate de medios de televisión, radio o internet, nacionales, regionales o locales, en cuanto a difusión a cobertura de mítines y entrevistas a los políticos con objeto de promocionar su campaña electoral, pero nunca en cuanto a otro tipo de noticias que no entren en el estricto ámbito de la propaganda electoral.
5 – Inhibición de la Ley Sinde.
6 – Inhibición de las últimas reformas en materia laboral y en el ámbito de la seguridad social y la jubilación, en espera de que estas medidas sean pactadas con el conjunto de la ciudadanía.
7 – Instauración inmediata de Consejos Ciudadanos en todos los códigos postales existentes en territorio español y dotación económica y logística para el mantenimiento de su actividad ya sea en el propio edificio del Consejo Ciudadano como en los desplazamientos de sus representantes elegidos democráticamente. Estos Consejos Ciudadanos estarán presentes en el establecimiento de todos los puntos tratados en estos acuerdos de mínimos y las reuniones para tal efecto deberán, además, ser retransmitidas en abierto y en directo por al menos los medios de difusión nacionales a través de televisión, radio e internet. Estarán coordinados y protegidos a su vez por el Comité Ciudadano, que adquirirá el nivel de órgano competente presente en la Constitución. Los miembros de los Consejos Ciudadanos no pueden pertenecer a ningún partido político, sindicato ni agrupación empresarial y también su comportamiento estará vigilado por el Comité Ciudadano, Central o Regional.
8 – Separación inmediata del poder legislativo, ejecutivo y judicial, de modo que sea preferible que los miembros de organismos tales como el Tribunal Constitucional sean designados por sorteo entre jueces con 15 años o más de experiencia, a que sean designados por políticos. Igual que los jueces no elijen a los Ministros y los Policías no eligen a los Jueces, los políticos no elegirán nunca más a Jueces, Fiscales, Directores de Policía, etc. Sólo serán competencia de la política el Ejército y los Servicios Secretos.
9 – Implantación inmediata de un código deontológico para la banca y la política, controlado por el Comité Ciudadano, Central o Regional, que debe emanar directamente de los ciudadanos con la formación más adecuada de los Consejos Ciudadanos.
10 – Modificación inmediata de los sueldos de los cargos públicos y del margen de gastos para desplazamientos, dietas, etc, en baso al código deontológico. Ilegalización inmediata de todo tipo de comisiones y duplicidad de cargos. Revisión de acuerdo al bien común y condiciones del resto de la sociedad de las condiciones de jubilación y retiro de los cargos públicos, y apertura de una investigación retroactiva y que abarque toda la actividad política vital en caso de que un cargo público decida renunciar a su jubilación o subsidio para dedicarse a la actividad privada. Será el propio partido político el que decida sostener el modus vivendi de un político que hay cumplido su función política o legislatura. Endurecimiento inmediata de las penas por delitos relacionados con el bien común para todos los cargos públicos y que conlleven, por supuesto, la inhabilitación vitalicia para ejercer cargo público.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.