Páginas

martes, 12 de julio de 2011

No son negocios, es algo personal

Póster del documental "La Corporación"
Resulta curioso que una entidad abstracta pueda tener derechos asimilables a las que tiene una persona real, pero así es. Y no nos lo cuestionamos. Damos estos derechos a unas construcciones artificiales que son prácticamente inmortales y cuyo único objetivo es crecer sin importar nada más, ya que no tienen conciencia.

Sí, estos seres virtuales son dirigidos y supuestamente controlados por personas reales pero, llegado el momento, estas personas no responden por las acciones de la persona jurídica, y de hacerlo lo hacen a modo personal, por lo que la entidad sigue su ritmo de crecimiento sin importar nada, porque no nada tiene consecuencias para ella. Así, las grandes corporaciones o macro-empresas han conseguido literalmente dominar el mundo, a pesar de esa pesadilla política llamada democracia. Porque sí, hasta la supuesta "responsabilidad social" no es más que otra trampa de mercadotecnia par lavar la imagen que algunas usan para obtener más beneficios.

Y es que para las corporaciones, como para la mafia: son sólo negocios, no algo personal. Justo como pasa con los psicópatas, personas carentes de empatía que harán lo que sea por conseguir sus objetivos, así se incumplan las normas morales, sociales o hasta legales.



Y su objetivo es el beneficio, nada más. Para ello harán lo que sea, a costa de lo que sea. Si hay que dar un golpe de estado se da. Si hay que patentar la vida se patena. Si hay que privatizar el agua de lluvia se privatiza. Si hay que crear una nueva marca para vender al enemigo se crea. Y estos son casos reales:
  • Empresas que como JP Morgan, Dupond o Goodyear, a pesar de haberse probado que han conspirado para dar un golpe de estado en los EE. UU. siguen estando en el top empresarial (por cierto JP Morgan, sí, uno de esos bancos que organizó la crisis actual, eso, unos reincidentes).
  • Fanta de naranja, fue creada para que coca cola pudiera seguir ganando dinero mientras millones de personas morían (Duratne la segunda guerra mundial, coca cola tenía anuncios patrióticos en los EE. UU., por lo que quedaba feo venderla entre los nazis. La solución: fanta.)
  • Entre las condiciones del FMI para refinanciar la deuda de Bolivia estaba la privatización del agua. En Cochabamba toda el agua pertenecía a una empresa, hasta la de lluvia, y los lugareños tenían que gastar hasta un cuarto de sus ingresos para poder tener acceso a este recurso básico.
  • Empleados de Fox fueron despedidos tras varias medidas previas de coacción y soborno, al negarse a no emitir un programa en el que se denunciaban los efectos para la salud de un producto (ilegal en Euroa, de momento) para que las vacas produjeran más leche.

Porque para estas entidades lo importante es la competitividad y la productividad. No les tiembla el pulso si hay que expoliar una región o si hay que abandonar a su suerte a miles de familias cuyo salario no es competitivo. Sí, nótese que las medidas que nos llegan de la UE van en la línea de hacermos más apetecibles a estas compañías. Sí, nótese que en realidad, en la cima de la cadena de látigos, no está la banca sino estas corporaciones psicopátas. 

En el documental siguiente, en tres capítulos compactados (de ahí la duración) se profundiza en el origen y comportamiento de estas corporaciones, en cómo se han expandido y cómo modelan hasta a los más pequeños para mantener su posición dominante, cómo están en contra de la representación democrática (no digamos la directa y real) y cómo poder meterles mano (difícil pero no imposible).

Enlaces a los capítulos individuales: episodio1, episodio2 y episodio3

Y lo peor es que apenas podemos dar un paso sin ellas, están tan metidas en nuestra vida que hasta yo escribiendo esto y tú que lo estás leyéndo estamos contribuyendo con varias de ellas. Pero se pueden hacer cosas, cosas pequeñas y cosas mayores, aunque sea quejarnos para aliviar un dolor de cabeza, o por otro lado seguir dando alas a los movimientos por-sistema-más-justo que se van tomando protagonismo y dando soluciones, afiliándose a sindicatos limpios, implicándose en proyectos pequeños pero limpios y sobre todo denunciando cuanta mierda huela mal bajo nuestras narices. Sí, parece que es casi imposible llevar una forma de vida coherente, pero lo importante es hacer lo posible por mejorar.

Por que, recuérdese, el mal sólo necesita que la gente buena no haga nada. Y sí: son malas, son psicópatas, y ya nos tienen en su poder.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.