Páginas

martes, 27 de septiembre de 2011

Welcome to the jungle Neoliberal

La ministra Salgado se rompe las vestiduras ante las declaraciones del "broker de la corbata rosa". ¿De qué se extraña? Es más ¿de qué se extraña nadie?

Rey de la jungla neoliberal

Por si no sabes de qué va la cosa, y en resumen, un broker (traducible literalmente por rompedor y visto lo visto como destructor) ha dicho en una entrevista que la crisis es una mina de oro para gente como él y que mientras más dure mejor [1]. La ministra de economía le ha tachado de loco [2]. Yo mismo, en un juicio rápido en el caralibro, le califiqué sin pensar. Pero lo cierto es que el terrorista en cuestión no tiene la culpa de ser tan hijo puta.

A ver, si mañana no hubiera ningún límite de velocidad ¿cuánta gente iría a 100Km/h en una autovía despejada? Siendo sincero, ni en muchas comarcales. Nos fiaríamos de nuestra habilidad, de nuestro coche, e iríamos según viéramos. Más de uno calcularía mal y se la pegaría contra un pilar. A eso, entonces, se le llamaría autoregulación. Y si te marcas un Ortega Cano [3] pues... pequeño defecto del sistema, eso sí: asumible.

Pues el neoliberalismo es igual: una autopista sin límites de velocidad, donde un grupo de poligoneros van a toda leche y hasta en dirección contraria, en una carrera sin fin para ser el más rico.

Y no hay autoregulación posible, por más que hablen de la falsa ley de la oferta y la demanda. Porque para empezar no es una ley, sino una teoría. La de la gravedad sí que es una ley natural indiscutible: dejo una manzana en el aire y cae a la tierra. La falacia de la oferta y la demanda es una teoría que omite variables como ,por ejemplo, el tamaño y capacidad de maniobra de los ofertantes (los demandantes casi dan lo mismo cuando se les puede crear necesidades..., pero esto es otro tema) para influir en el mercado.

Mas el dogma se asume por los gobiernos de todo el mundo y se deja que los mercados jueguen a su juego como si nada. Pero luego ese como si nada nos afecta en cosas tan básicas como el pan que comemos [4] o las opciones que la educación pública dejará a los que nos tendrán que mantener en el futuro [5]. Pero no se pueden regular los mercados: es intervencionismo.

Si el sistema hubiera funcionado no habría nada que objetar. Pero ni lo hace ni lo hará, al menos no como la mayoría desearía: de un modo justo y equitativo [6]. Es más, tampoco haría falta un código penal si la gente no se robara, violara, o matara. Ah... mira tú, ¡oh sorpresa!, que resulta que hay quien lo hace. Por suerte no muchos. Pero pueden llegar a cuasar mucho daño. Y si bien a alguno se la trae floja que puedan ser condenados por comenter actos contra sus semejantes y aún así los cometan, y si bien a muchos ni se les pasa por la cabeza, seguro que un puñado tendría sus instintos más a flor de piel de saber que no les pasará nada. Y es que contra el mal lo único que vale es la conciencia (que dijo Saramago [7]), y en su defecto la legislación.

Así, la única alternativa es regular los mercados. Imponer tasa a las transacciones (cosa que parece querer hacerse [8]). Prohibir los paraísos fiscales. Luchar contra la evasión de impuestos como si se tratara del mismísimo Diablo. Lo que sea menos tachar de loco al que ha salido a decir lo que muchos de esos psicópatas (entendiendo psicópata al carente de empatía) piensan y ejecutan, y dejar que continúen autoregulando nuestra quiebra.

Por cierto, ni el PP ni el PSOE hablan de estas regulaciones, ni tiene pinta de que vayan a hacerlo (al menos no me ha llegado noticia). Por tu bien, salvo que seas otro rompedor, mira de votar a otro partido el 20 de noviembre, tal vez a alguno que al menos insinúe poner límites y responsabilidades a los mercados. Y es que necesitamos un Cesar Millán económico que dome las fieras de esta selva donde la única ley que impera es la del más adaptado al medio, en su acepción más darwiniana y también carente de moral alguna.

Por que la ley de la selva no entiende de justicia social. El león come gacelas, si están débiles para correr mejor: así serán más fáciles de cazar y se cazarán más. Y, por si te quedan dudas, tú y yo somos gacelas escuálidas.


Ah, y no dejéis de visitar este blog: http://otraselvaesposible.blogspot.com/ y sí, no me resisto tampoco a rebajar el tono con la trivialidad de poner el tema de los Guns & Roses (tenga o no que ver...).







Hasta otra, gacelita incauta mía...

Actualización 29/9La BBC ha difundido una nota de prensa que confirma que la entrevista con Rastani no fue un montajeThe Telegraph lo retrata hoy como un don nadie que quería llamar la atención. Sea como fuere lo cierto es que la ley de la selva está vigente. Siendo paranoico, ¿ha sido el tipo éste una maniobra para, diciendo una verdad, ser desacreditado y que así parezca mentira? Bueno, por sus actos los conoceréis y, de momento, seguimos siendo presas débiles.



[1] La entrevista en cuestión en el blog de Escolar (en el comentario 15 hay una traducción) http://www.escolar.net/MT/archives/2011/09/sinceridad-brutal.html

[3] Lo siento, el humor negro me puede.

[4] La especulación a nivel alimentario es un hecho: http://danielturambar.blogspot.com/2011/08/el-negocio-del-hambre.html
[5] Sobre la educación pública de calidad y lo peligroso de sus recortes: http://danielturambar.blogspot.com/2011/09/estudia-hijo-estuida.html
[6] Sobre el modelo económico neoliberal y alguna alternativa racional: http://danielturambar.blogspot.com/2011/09/modelos-economicos-neoliberalismo-vs.html

[8] Sobre la Tasa Robin, que intenta cobrar por las transacciones económicas para destinarlo luego a fondos sociales (no es la panacea, pero es algo) http://www.intermonoxfam.org/es/page.asp?id=3773

1 comentario:

Raúl Campos dijo...

Cada uno es tan hijodeputa como le permiten las leyes. Y no hay más. El problema que tienen los políticos es que con las mismas leyes que ellos hacen para favorecer los chanchullos de los imbéciles de sus cuñados, otros tiburones más listos y con menos escrúpulos todavía, hacen el agosto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.