Páginas

miércoles, 5 de octubre de 2011

Dormir o soñar


 Hijo mío, por favor,
 de tu blando lecho salta.
 Déjame dormir, mamá,
 que no hace ninguna falta.
 Hijo mío, por favor,
 levántate y desayuna.
 Déjame dormir, mamá,
 que no hace falta ninguna.

 Hijo mío, por favor,
 que traigo el café con leche.
 Mamá, deja que en las sábanas
 un rato más aproveche..
 Hijo mío, por favor,
 que España entera se afana.
 ¡Que no! ¡Que no me levanto
 porque no me da la gana!
 Hijo mío, por favor,
 que el sol está ya en lo alto.
 Déjame dormir, mamá,
 no pasa nada si falto.
 Hijo mío, por favor,
 que es la hora del almuerzo.
 Déjame, que levantarme
 me supone mucho esfuerzo.
 Hijo mío, por favor,
 van a llamarte haragán.
 Déjame, mamá, que nunca
 me ha importado el qué dirán.
 Hijo mío, por favor,
 ¿y si tu jefe se enfada?
 Que no, mamá, déjame,
 que no me va pasar nada.
 Hijo mío, por favor,
 que ya has dormido en exceso..
 Déjame, mamá, que soy
 diputado del Congreso
 y si falto a las sesiones
 ni se advierte ni se nota.
 Solamente necesito
 acudir cuando se vota,
 que los diputados somos
 ovejitas de un rebaño
 para votar lo que digan
 y dormir en el escaño.
 En serio, mamita mía,
 yo no sé por qué te inquietas
 si por ser culiparlante
 cobro mi sueldo y mis dietas.
 Lo único que preciso,
 de verdad, mamá, no insistas,
 es conseguir otra vez
 que me pongan en las listas.
 Hacer la pelota al líder,
 ser sumiso, ser amable
 Y aplaudirle, por supuesto,
 cuando en la tribuna hable.
 Y es que ser parlamentario
 fatiga mucho y amuerma.
 Por eso estoy tan molido.
 ¡Déjame, mamá, que duerma!
 Bueno, te dejo, hijo mío.
 Perdóname, lo lamento.
 ¡Yo no sabía el estrés
 que produce el Parlamento!
Déjame dormir, Mamá
José Aguilar Jurado
 

¡Ser o no ser: he aquí la cuestión!. ¿Qué es más levantado para el espíritu: sufrir los golpes y dardos de la insultante fortuna o tomar las armas contra un piélago de calamidades y, haciéndoles frente, acabar con ellas?.
¡Morir..., dormir, no más!. ¡Y pensar que con un sueño damos fin al pesar del corazón y a los mil naturales conflictos que constituyen la herencia de la carne!. ¡He aquí un término devotamente apetecible!.
¡Morir..., dormir! ¡Dormir!...¡Tal vez soñar!. ¡sí, ahí está el problema!. ¡Porque es forzoso que nos detenga el considerar qué sueños pueden sobrevenir en aquel sueño de la muerte, cuando nos hayamos liberado del torbellino de la vida!. ¡He aquí la reflexión que da existencia tan larga al infortunio!.....

Hamlet
William Shakespeare

3 comentarios:

Raúl Campos dijo...

Ay! Qué sueño me está entrando, sobre todo al ver a PP Blanco! Por cierto, qué poético te has vuelto, así, tan de súbito.

Daniel Turambar dijo...

Será la falta de sueño... Por cierto a ver si entre mañana y el viernes nos islandizamos :_)

Raúl Campos dijo...

Vale, cuando quieras. Estamos en con ganas, y espero que más centrados. Se me ha olvidado votar los micros, soy un desastre.

Por cierto Fray Josepho mola, pero escribe en en el periódico incorrecto.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Libros de relatos, que me saqué de la manga hace unos años, en descarga gratuita

Acercade mi y otras farsas

Acerca de mí y otras farsas
Relatario 2009

ISBN: 978-84-9981-005-8

Tormenta y otros fantasmas

Tormenta y otros fantasmas
Relatario 2008

ISBN: 978-84-9916-198-3

Curvas y otras fatalidades

Curvas y otras fatalidades
Relatario 2007.

ISBN: 978-84-92662-13-5.